Visita nuestra nueva página web: http://tomasgil.com

Desde mi rincón del Curueño

Biografía de Tomás Gil

En el nombre de Dios y de Nuestra Señora...

Tomás pescando

Así comienza nuestra historia de montadores de moscas, pero no la de Criadores del Gallo de León. Ya por el año 1624, en el Manuscrito de Astorga, se habla de unos gallos que se crían en la zona Norte de León. Se conocían dos razas y sus variedades: longaretas, corzunos, negriscos, etc.

Los siete pueblos Mágicos... así se definen los pueblos del Valle de la Pluma. Uranio, microclima, hierbas, altura, alimentación: nadie sabe a ciencia cierta cuál es la razón de sus características especiales, quizá porque todo influye en la calidad de estas maravillosas plumas, que imitan las alas de los insectos como ningún otro material conocido.

Muchos son los que han sacado los gallos de su lugar mágico, pero nada han conseguido: han creado granjas por toda nuestra geografía e incluso han llegado más lejos, como Estados Unidos, Francia (Limussin). No son otros que nuestros Gallos, pero el tiempo nos da la razón: sólo aquí funcionan, a la calidad de sus plumas me remito. Recuerdo un artículo de hace unos años en una prestigiosa revista de nuestro país que decía: "¡Peligro! Los Gallos de León han pasado nuestras fronteras" y ponían la foto de una granja de Estados Unidos con Gallos de León. Os voy a ser sincero: a mí me dio un poco de risa.

Voy a contaros una pequeña historia: hace unos 16 años yo vivía en Santa Colomba de Curueño. Para situaros, está a 7 kms. de La Cándana. Construí un pequeño gallinero para tener algunos gallos con que montar mis moscas y conseguí una buena raza de Gallo y de Gallina. Y cual no fue mi desilusión cuando a la segunda pela los gallos cambiaron, y a la tercera pela y a la cuarta ya no tenían nada que ver con los que yo conocía de La Cándana: la misma ribera, el mismo clima, sólo 7kms. nos separaban... ¿qué pasaba?: no lo sé.

Por eso dejé todo aquello y me instalé en La Cándana y os puedo asegurar que aquellos Gallos que habían perdido las Pencas y el brillo, en poco tiempo recuperaron todo y volvieron a ser los Gallos de León. Por eso quizá el nombre de lugar mágico que se le atribuye a los pueblos de La Cándana, Sopeña, La Vecilla, Campohermoso, Aviados, La Matica y Valdepiélago. Cada uno de estos pueblos tiene su variedad definida, pero sólo uno de ellos, La Cándana, cría las dos razas en todas sus variedades.

Tomás en el ríoLa pena es que cada vez somos menos Criadores del Gallo de León, un poco por las dificultades que conlleva, por las enfermedades, la agresividad de los gallos, y la poquísima ayuda que recibimos. Me temo que en un futuro no muy lejano será una raza a punto de desaparecer, si alguien no pone remedio. Al trabajar con un animal tan puro, lo pone en peligro cualquier enfermedad, por insignificante que sea, y otro punto en contra es que la gente joven no se quiere embarcar en estas aventuras. Las zonas de pela del Gallo son cuatro, y las pelas se hacen cuatro veces al año, desde el sexto mes de vida del animal, hasta aproximadamente el quinto año; se pela cada tres meses, aprovechando el menguante de cada mes. Muchas veces he intentado averiguar el porqué en menguante y nadie me ha sabido sacar de dudas, pero se hace así de toda la vida y yo, como dice el refrán, donde fueres haz lo que vieres.

La primera pela se denomina limpia: es una pluma que nos va a decir si el Gallo va a seguir vivo o no. Aunque depende de su calidad, esa pluma es muy corta y por lo general no se aprovecha: es la pluma de los nueve meses, la primera que vamos a poder trabajar, aunque hasta el año y medio no nos va a dar una pluma que merezca la pena.